Inicio  >  Dosieres  > Entrevistas  > Entrevista a Francisco Alcaide

Entrevista a Francisco Alcaide

70 personas interesados en este artículo
Francisco Alcaide

Francisco Alcaide Hernández (@falcaide) es experto en Desarrollo Personal y Profesor de Habilidades Directivas de la Nebrija Business School.

Su blog "Francisco Alcaide"  es uno de los más seguidos en el área de management y self–management, y recientemente premiado con la medalla de oro en los Premios Blogosfera RRHH 2012. Es autor, sólo o en colaboración, de seis libros, el último de ellos Fast Good Management (www.fastgoodmanagement.com).



¿Cómo motivar a un candidato que pasa el día enviando candidaturas pero que no recibe ninguna respuesta de la parte de las empresas?

Lo peor en esta vida es resignarse. Lo primero, es bueno no aislarse y buscar apoyo en el “refugio” afectivo: amigos y familia. A veces nos flagelamos demasiado. Es bueno tener cerca gente que nos valore y suba el ánimo porque confía en nosotros y cree en nuestras virtudes. Segundo, no pecar de orgullo y dejarse asesorar: buscar trabajo tiene su técnica. Tercero, activar oportunamente nuestra red de contactos para que sepan de nuestra situación. Cuarto, hay que perseverar y no parar de buscar alternativas. Y quinto, hay que tener un poco de paciencia, las cosas llevan su tiempo. Como reza el dicho: no hay mal que cien años dure.



En período de crisis, ¿es cierto que el ingenio de los candidatos se agudiza?

Como en la vida misma. Ya lo decía el Lazarillo de Tormes allá por 1554: “El hambre agudiza el ingenio”. La necesidad, en cualquier parcela vida, te hace desarrollar la creatividad, el “buscarte la vida”, para encontrar una alternativa y salir adelante. Lo mismo ocurre en los procesos de selección.



Cada vez más candidatos emplean los "Currículos B" (CV en el que se eliminan formaciones o experiencias profesionales y lograr así un CV más "ligero") para tener más oportunidades de ser contratados. ¿Está de acuerdo con esta práctica o estima que perjudica a los propios candidatos?

Cada persona y circunstancias particulares son diferentes, lo que requiere un análisis caso por caso. Si una persona está muy presionada financieramente, necesita con mayor urgencia una solución de supervivencia. No hay que olvidar que todos tenemos diferentes tipos de necesidades (seguridad, afecto, sociales…) pero las primeras que buscamos satisfacer son las necesidades primarias o básicas: alimento y cobijo. Si la situación de una persona es muy delicada es normal que “rebaje” su currículum, al menos temporalmente. Aquellos que tienen un cierto “colchón” económico o cuentan con ayudas externas (familiares, paro, etc), deberían “ajustar el tiro” mejor y no precipitarse en su búsqueda, aunque, evidentemente, tampoco relajarse en exceso. Encontrar trabajo es un trabajo en sí mismo y requiere mucho esfuerzo, tiempo, energía y foco.



¿Es partidario de los CV originales? ¿Cree que son eficaces o tan sólo sirven para ser Trending Topics en Twitter?

Los CV “originales” son simplemente herramientas o medios para conseguir un fin. Como toda herramienta, si se utiliza correctamente puede ser más eficaz. Si ese CV “original” potencia mejor nuestras fortalezas, nuestra singularidad y diferencias, perfecto. Pero ser “original” en sí mismo no aporta ningún valor, igual que tampoco el conocimiento por el conocimiento o la creatividad por la creatividad. Valen en la medida que contribuyen a lograr un objetivo, en este caso, conseguir empleo. Siempre es importante fijarse en el “para qué”. Los griegos decían que la “causa final” era lo último en la consecución pero lo primero en la intención.



Nervios, respuestas vagas, poca información sobre la empresa, experiencias profesionales falsas,... Según su experiencia ¿qué es eliminatorio durante una entrevista de trabajo?

Hay algo muy dañino: tener una mala actitud. La actitud es una filosofía de vida, la suma de muchas cosas: educación, interés, respeto, valores… Una buena actitud abre muchas puertas, porque casi todo se puede aprender.

Hay algo que echa mucho para atrás: la soberbia; y algo que tiene mucha fuerza: la humildad. Una persona puede tener títulos e idiomas, pero ese talento individual hay que integrarlo dentro del equipo, y para trabajar en equipo se requiere una buena actitud: compañerismo, generosidad, solidaridad, buen humor, etc.



¿Por qué hay tantos blogs relacionados con los RRHH, la búsqueda de empleo, el coaching profesional,...? ¿Mucha información no acaba desinformando?

No es una cuestión exclusiva de RRHH, sino de cualquier mercado o disciplina. Prácticamente cualquier industria vive una situación de “infoxicación”, es decir, intoxicación por exceso de información y alternativas. La tecnología permite que cualquier persona pueda tener visibilidad y exposición pública. La experiencia demuestra, sin embargo, que al final sobreviven los mejores, los que aportan calidad; y la calidad no es un accidente o una casualidad, sino fruto del estudio, la experiencia y la constancia. Cualquiera puede tener un blog, otra cosa es tener un blog que el mercado considere que aporte valor y tenga un cierto reconocimiento.



La omnipresente crisis ha instalado en el país un ambiente de incertidumbre y de negatividad. ¿Qué propuestas o medidas podrían mejorar este clima negativo?

El grado desarrollo de un país depende de su capacidad para asumir riesgo, y el riesgo quien lo asume son los emprendedores. Empleo tal vez no hay, pero oportunidades siempre existen. Lo que hay que promover es una cultura del “emprendimiento” a todos los niveles, de tal manera que cualquier persona y en cualquier momento pueda ofrecer sus servicios por cuenta propia.


Buscar soluciones “estructurales” y no parches “coyunturales” para salir del paso. El problema es que las culturas no se cambian de un día para otro. Es un proceso lento que lleva su tiempo hasta que se interiorizan y asumen nuevos paradigmas por parte de la sociedad. Algunas propuestas:


En las escuelas: Fomentando el emprender, viendo que no pasa nada por arriesgar y equivocarse. Hay que enseñar a la gente a fallar joven, para cuando estén más creciditos estén en mejores condiciones de acertar. Fallar pronto para tener éxito rápido. Varios colegios incluyen ya entre sus planes de estudios la creación de empresas.


En las universidades: Todas las carreras universitarias (arquitectura, ingeniería, biología...) al menos, en una parte, deberían incluir algunas asignaturas sobre “emprendimiento”, para que si un alumno quiere montar una empresa por su cuenta pueda hacerlo y no se vea demasiado perdido. Y si algún día se queda en paro o le despiden, también pueda ponerse en marcha, porque tiene conocimientos técnicos y, sobre todo, la actitud adecuada.


En las casas: Animando y apoyando, sobre todo emocionalmente, a quienes quieren emprender. Y si la empresa no sale adelante, apoyarles aún más. A menudo la diferencia entre éxito y fracaso no es otra cosa que insistir.


En los medios de comunicación: Con programas de televisión sobre emprendedores, como ocurre en Alemania o Estados Unidos, donde muchas personalidades de referencia cuentan sus éxitos, fracasos, problemas y dan muchas claves de gestión interesantes.


En la sociedad: Aplaudiendo a quienes les va bien en los negocios y no desear, fruto de la envidia, que se estrelle. Y además, si lo hace bien, contándolo y difundiéndolo. Decía Picasso que "quien se guarda un elogio se queda con algo ajeno". – En las instituciones. Creando más viveros de empresas donde se asesore en todo el proceso de creación; coste económico de cero impuestos en la puesta en marcha hasta que no tengan determinados beneficios; etc.



14/11/2012
¡Tu opinión nos interesa! 0 comentarios
Déjanos tu comentario
Estas entrevistas podrían interesarte
Artículo
Artículo
Actualidad
Actualidad
Actualidad
Actualidad
Ver todas las entrevistas